• English
  • 中文 (中国)
  • Español
  • 한국어
  • Título:

    Acciones de litigación interpuestas por las iglesias locales a causa de difamación

    Sumario:
    En la década de 1960 y a principios de los años 70, muchos jóvenes cristianos buscadores por todas partes de los Estados Unidos tuvieron el privilegio de oír un hablar fresco del evangelio de Cristo por medio del ministerio de Witness Lee, un colaborador de Watchman Nee. Witness Lee había trabajado juntamente con Watchman Nee […]

    Acciones de litigación interpuestas por las iglesias locales a causa de difamación

    En la década de 1960 y a principios de los años 70, muchos jóvenes cristianos buscadores por todas partes de los Estados Unidos tuvieron el privilegio de oír un hablar fresco del evangelio de Cristo por medio del ministerio de Witness Lee, un colaborador de Watchman Nee. Witness Lee había trabajado juntamente con Watchman Nee en China continental antes de ser enviado a Taiwán en 1952; posteriormente, él emigró a los Estados Unidos en 1962. Las buenas nuevas anunciadas por el ministerio de estos dos hermanos eran que el Hijo de Dios no es una religión, sino una Persona viviente a quien podemos disfrutar y experimentar. Ellos también enseñaron que la unidad del Cuerpo de Cristo no es una teoría. Para ellos, el Cuerpo de Cristo no era meramente una realidad abstracta e impráctica, sino algo que debía tener una expresión práctica. Su ministerio enseñaba que todos los creyentes deben ser miembros del Cuerpo de Cristo, miembros vivientes y que ejercen su función. Muchos respondieron a este hablar y comenzaron a reunirse en las iglesias locales en muchas partes del país, con lo cual buscaban expresar la unidad del Cuerpo de Cristo.

    Lamentablemente, hubo algunos cristianos que por diversas razones se opusieron a este hablar. Algunos tenían el concepto de que la fe cristiana es estrictamente objetiva y doctrinal. Al sentirse incómodos con respecto al claro énfasis bíblico sobre la necesidad de experimentar al Cristo que mora en nosotros, etiquetaron dichas enseñanzas como algo que no era cristiano e, incluso, como enseñanzas místicas orientales. Otros estaban motivados por un deseo de mantener cierto nivel de prominencia en la obra cristiana. Ellos se sintieron amenazados por una enseñanza que estaba opuesta al sistema jerárquico clero-laico del cristianismo actual, una enseñanza que animaba a todo el pueblo de Dios a aprender a hablar y servir a Dios como sacerdotes y que presentaba a los creyentes una forma sencilla de reunirse en la unidad del Cuerpo de Cristo. Los cuestionamientos doctrinales que se suscitaron durante ese tiempo son tratados en la sección de Responses [Respuestas] de esta página Web.

    Acusaciones Imprudentes

    Si el alcance de las acusaciones formuladas por los que se oponían a las iglesias locales hubiera sido diferencias en cuanto al entendimiento de las verdades de la Biblia, esta página Web se hubiera limitado a presentar respuestas a tales cuestionamientos. Sin embargo, escritores de una fuente en particular, Christian World Liberation Front (CWLF), un grupo formado en Berkeley, California, para alcanzar a la juventud radical en los recintos universitarios de los años setenta, fue más allá al acusar falsamente a Witness Lee y a las iglesias locales de llevar a cabo prácticas de sectas, incluyendo irregularidades financieras, reclutamiento engañoso, control autocrático sobre los miembros, etc. Dichas acusaciones formaron la base de dos libros:

    • The Mindbenders [Dobladores de la mente] por Jack Sparks; y
    • The God-Men [Los Dios-Hombres] por Neil Duddy y Spiritual Counterfeits Project (SCP).

    Buscando Alivio de Difamación

    Muchos de los miembros de las iglesias locales hicieron llamadas telefónicas y escribieron cartas a los autores y editores protestando por la falsedad de las graves acusaciones en estos libros. Los autores y editores no hicieron caso a estas peticiones de parte de los cristianos que se congregaban en las iglesias locales. Además, Witness Lee y las iglesias locales también publicaron folletos y artículos (en inglés) para refutar las acusaciones y tergiversaciones provenientes de estos opositores. Después de rogar sin éxito a los autores y editores de estos libros para que retractaran el contenido difamatorio, fueron publicadas segundas ediciones de ambos libros, con contenido aún más perjudicial, así como un tercer libro titulado The New Cults.

    Debido a que ninguna acción legal fue tomada por las iglesias locales para protestar la publicación de las primeras ediciones de estos libros, una segunda generación de libros y artículos fue publicada por otros basado casi enteramente en la información errónea contenida en los pocos libros iniciales. Después de sufrir la difamación por casi una década y habiendo agotado todos los menos agresivos medios de reconciliación, Witness Lee y las iglesias locales siguieron el antecedente establecido por el apóstol Pablo de apelar al César, es decir, al sistema judicial, para buscar protección ante los opositores religiosos (Hechos 25:11).

    Unos supuestos grupos anti-sectas trataron de etiquetar a las iglesias locales como grupo litigante debido a que habíamos recurrido al sistema judicial. Estos grupos nunca investigaron la evidencia por la cual habíamos tomado tal acción, incluyendo el testimonio de los testigos o las conclusiones del tribunal. Ellos nunca reprocharon a los que lanzaron falsas acusaciones de actos inmorales y criminales. Parecen sentir que sus compañeros en tal cruzada no deben rendir cuentas de sus declaraciones difamatorias, sin importar cuán negligentes, dañinas o inexactas habían sido éstas.

    Tres Libros difamatorias de la misma fuente

    The Mindbenders y The God-Men

    Los hechos no apoyan la acusación de que las iglesias locales gusten del litigio. En las décadas desde que Witness Lee comenzó su ministerio en los Estados Unidos en 1962, sólo se han llevado a cabo tres acciones por difamación por cualquiera de las iglesias locales. Los tres libros que fueron objeto de litigio, procedían de una fuente común. Los dos primeros fueron desarrollados usando el mismo manuscrito como base, escrito por un miembro del personal de la CWLF basado en charlas dadas a CWLF por su director, Jack Sparks, y un asociado, Jon Braun. Cuando la CWLF se disolvió porque los miembros se oponían a la dirección en que Sparks quería llevar el grupo, Sparks tomó una copia de ese manuscrito, la cual dio a Braun. Braun luego la utilizó en la redacción del capítulo sobre las iglesias locales en The Mindbenders. SCP, una rama de la CWLF, escribió The God-Men basado en el mismo manuscrito.

    Encyclopedia of Cults and New Religions (ECNR)

    John Weldon, el autor principal del tercer libro, Encyclopedia of Cults and New Religions [Enciclopedia de sectas y nuevas religiones], tenía una larga relación con SCP. Los primeros borradores de Weldon respecto a su capítulo sobre las iglesias locales, se basan en gran medida en el Dios-Hombre. El rechazó totalmente las conclusiones del juez en el caso que le compete, a pesar de que admitió que no había leído esa decisión o había investigado ninguno de los hechos del caso o las razones detrás de la decisión del juez. De hecho, ni Weldon ni su co-autor John Ankerberg ni su editor Harvest House llevaron a cabo ninguna investigación para evaluar el caso del Dios-Hombre, incluso después que una copia de la decisión del juez había sido enviada a cada uno de ellos. Por lo tanto, en esta sección de la Defensa contra la difamación en el sitio web de Contendiendo por la Fe, se documenta la luchas de las iglesias locales para aliviar las acusaciones imprudentes que se propagan desde una fuente común.

    Puntos salientes

    Hay varios puntos que ameritan ser enfatizados. En primer lugar, todas estas acciones fueron presentadas como respuesta a las acusaciones falsas y difamatorias de un comportamiento criminal, inmoral y antisocial, no por cuestiones doctrinales, aunque los tres libros distorsionan las creencias y prácticas de Witness Lee y las iglesias locales. En segundo lugar, todas estas acciones fueron presentadas después de tomar el camino bíblico de apelar a los autores y los editores como hermanos en Cristo, según Mateo 18. En los tres casos las iglesias locales y sus miembros hicieron numerosas suplicas tanto a los autores, como a los editores, antes de tomar alguna acción legal. En tercer lugar, las acciones se presentaron solamente después de haber sufrido daños sustanciales, con la posibilidad de que fuesen daños permanentes, no solo para los miembros de las iglesias locales, sino también para los buscadores del Señor que de de alguna manera se benefician del ministerio de Watchman Nee y Witness Lee. Además, debemos recordar que, en una época en la que tanto las iglesias locales como los medios de comunicación abarcan toda la tierra, la difamación publicada en Norteamérica tiene aún más graves consecuencias en otras partes del mundo. Cuarto, antes de iniciar cualquiera de estas acciones, hubo un examen minucioso acerca de la Base biblica de una apelacion a los tribunales de justicia.

    Los resultados de estas acciones de difamación han reivindicado la decisión de las iglesias de apelar a los tribunales. En el caso de Mindbenders el resultado fue una retractación y una disculpa por parte del editor. El caso de God-men dio lugar a una enérgica decisión por parte del Tribunal Superior del Condado de Alameda en el estado de California a favor de los demandantes. La decisión del juez Seyranian marcó el comienzo de una era de paz relativa, en la que las iglesias locales pudieron llevar a cabo su misión de propagar el evangelio y edificar el Cuerpo de Cristo. En el caso de Harvest House, el Tribunal del Distrito dictaminó en repetidas ocasiones a favor de las iglesias locales. Sin embargo, la Corte de Apelaciones de Texas desechó el caso cuando se anuló la denegación de una moción de sentencia sumaria presentada por Harvest House y sus autores de la Corte de Distrito. El Tribunal de Apelación basó su razonamiento en una interpretación defectuosa de la naturaleza y el lenguaje del libro y una aplicación errática de la ley de difamación. Sin embargo, es significativo que ningún tribunal haya dictaminado que las iglesias locales son una secta o que cualquiera de las prácticas atroces que este libro asocia con los cultos, sean verdaderas con respecto a las iglesias locales. Inesperadamente los dialogos iniciados a través de los contactos realizados durante el litigio Harvest House, ha dado inicio a importantes revisiones que conducen a afirmar que las iglesias locales son, en efecto, ortodoxas y que el ministerio de Watchman Nee y Witness Lee tiene un valor significativo para todos los creyentes.